El Monóxido de Carbono

¿Qué es el monóxido de carbono?

El monóxido de carbono es una sustancia tóxica que ingresa al cuerpo a través de la respiración. Puede provocar dolor de cabeza, náuseas, vómitos, desmayos e, incluso, la muerte.

Es altamente peligroso porque no es detectable a través de los sentidos. Carece de olor, sabor y color. Tampoco irrita los ojos ni la nariz. Por eso, es indispensable la correcta instalación de los artefactos por un gasista matriculado y mantener bien ventilados los ambientes.

¿Cómo se produce?

Todo material combustible rico en carbono (gas, petróleo, carbón, kerosén, nafta, madera, plásticos) necesita oxígeno para quemarse. CUANDO LA CANTIDAD DE OXÍGENO ES INSUFICIENTE, la combustión es incompleta y se forma MONÓXIDO DE CARBONO (CO).

Artefactos que lo producen

Todo artefacto usado para quemar algún combustible puede producir monóxido de carbono si no está asegurada la llegada de oxígeno suficiente al quemador. Las calderas, los calentadores de agua o calefones, las estufas u hornallas de la cocina y hornos que queman gas o kerosén, pueden producirlo si no están funcionando bien. Los hogares o cocina a leña, salamandras, braseros y los vehículos con el motor encendido también lo emiten.

Una de las principales causas de su origen en los artefactos a gas está en el mal estado de las instalaciones, como ser:

  • Insuficiente ventilación del ambiente en donde hay una combustión.
  • Instalación de artefactos en lugares inadecuados.
  • Mal estado de los conductos de evacuación de los gases de la combustión, desacoplados, deteriorados o mal instalados.
  • Acumulación de hollín u otro material en el quemador.

Hay algunas señales que pueden hacer sospechar la presencia de MONÓXIDO DE CARBONO en el ambiente, tales como:

  • Llama de color amarilla o naranja, en lugar de la azul normal. Esto es producto del carbono libre en estado de incandescencia.
  • Aparición de manchas, suciedad o decoloración de los artefactos, sus conductos de evacuación o alrededor de ellos.

¿Cómo actúa sobre las personas?

El monóxido de carbono se combina con la hemoglobina de la sangre (con una afinidad 250 veces mayor que con el oxígeno) formando la carboxihemoglobina, la cual no puede transportar oxígeno a las células provocando la hipoxia de los tejidos. De acuerdo con el tiempo de exposición puede provocar desde dolores de cabeza, náuseas y desmayos, hasta la muerte. La absorción del monóxido de carbono y los síntomas resultantes dependen directamente de la concentración en el aire respirado, el tiempo de exposición y el grado de actividad de la persona. El monóxido de carbono provoca dos tipos de intoxicación: la aguda, provocada por altas concentraciones, es mortal y no produce síntomas de advertencia significativa. Y la crónica, que produce un sueño acumulativo manifestándose en fuertes dolores de cabeza, náuseas, vómitos, zumbido en los oídos, impotencia muscular y somnolencia, pudiéndose confundir con un estado gripal o mala ingesta de alimentos. La inhalación prolongada aumenta la somnolencia provocando parálisis en los músculos del tórax, extremidades y laríngeos impidiendo pedir ayuda. Sobreviene luego el desvanecimiento y más tarde puede producirse la muerte.

Consejos básicos para prevenir accidentes por monóxido de carbono:

  1. El monóxido de carbono se produce cuando la cantidad de oxígeno es insuficiente para la combustión completa de los artefactos.
  2. Las instalaciones de gas y su mantenimiento deben ser realizadas por gasistas matriculados.
  3. Realice revisiones periódicas de artefactos, ventilaciones y cañerías de gas.
  4. Los ambientes en los que hay instalados artefactos a gas tienen que tener una ventilación permanente.
  5. No obstruya las rejillas de ventilación de los ambientes.
  6. Asegúrese que los conductos de evacuación de gases y chimeneas no estén obstruidos ni desconectados.
  7. Instale solamente artefactos aprobados por los Institutos avalados por el ENARGAS.
  8. Los artefactos deben contar con válvula de seguridad y ser instalados en forma fija. No use mangueras de goma, están prohibidas por su peligrosidad.
  9. En dormitorios y baños, solamente está permitido instalar artefactos de tiro balanceado.
  10. Controle que la llama de los artefactos sea de color azul.

El gas natural

Es el combustible de origen fósil más limpio que existe, por lo que es el más amigable con el medio ambiente.

El gas es inoloro, pero se le agrega un odorizante llamado mercaptano, que permite ser detectado en caso de pérdida

Consejos básicos para prevenir accidentes por escapes de Gas Natural:

  • Realice las instalaciones de gas y la colocación de artefactos, únicamente a través de gasistas matriculados.
  • Instale únicamente artefactos que estén aprobados por un organismo oficial de certificación y que posean la oblea correspondiente.
  • No obstruya los conductos ni las rejillas de ventilación. Asegúrese de que la chimenea o el conducto de evacuación de gases no estén obstruidos o desconectados.
  • Si detecta una anomalía en sus aparatos o en su instalación, avise al servicio técnico del fabricante o a un gasista matriculado para que lo controlen.
  • Mantenga la instalación de gas natural en correctas condiciones, con una buena ventilación, y haga un uso correcto de los artefactos.
  • Haga revisar su instalación y sus aparatos de gas periódicamente por un instalador matriculado.
  • Antes de realizar cerramientos consulte a un gasista matriculado para asegurar la aptitud de la instalación de gas para las nuevas condiciones, de manera que se prevean las condiciones de ventilación permanente de ambientes y artefactos necesarias para su uso seguro.
  • El tubo de salida de productos de la combustión es fundamental para el buen funcionamiento de los aparatos que lo necesiten. Acuda a un gasista matriculado para que se lo instale, siguiendo la normativa vigente.
  • Vigile el estado de los tubos flexibles de conexión. Instale solamente tubos flexibles de alta seguridad habilitados para gas natural.
  • No se encuentran homologadas las resinas, encontrándose prohibida la localización de perdidas con soluciones corrosivas, agua u otro fluido no autorizado. Su utilización pese a la prohibición, implicará el reemplazo de la cañería afectada.
  • El buen estado de la llama (estable y azul) asegura que se está produciendo una buena combustión.
  • Evite que se apague la llama de las hornallas mientras cocina. Si el humo de la llama tizna las cacerolas, avise al servicio técnico del fabricante del aparato o llame a un gasista matriculado.
  • Únicamente MetroGAS está autorizada para hacer o modificar una instalación de gas fuera de su domicilio.

O conseguilo llamando al

0810 222 5000